Ardiente paciencia

viernes, 13 de marzo de 2009
No veo la hora de salir, el reloj de la pc no se mueve más. Durante toda la mañana fantasee con encontrarnos, re-descubrirnos como cuando eramos adolescentes y no nos dejábamos en paz hasta que el calor de la tarde cedía ante el rocio nocturno.

Oh por qué nos perdimos! La vida nos llevo por rumbos diferentes, mis obligaciones, mis ansías de saber, todo mi egocentrismo y el querer alcanzar metas autoimpuestas.

Pero ya se acerca la hora, saldré, cruzare la avenida y un subte rápido me llevara hacia ti. Me pondré mis mejores atuendos, caminare primero tímida pero luego mis piernas tocaran tu suave superficie y me dejare llevar. Me arrojare encima tuyo y mis brazos te rodearan.

Si y una vez más me re- encontrare con mi querida cama y las tan extrañadas siestitas =D

7 comentarios:

Karenvon dijo...

Jaaaaaaaaaaaaa Malvada!

Me hiciste caer yo que pensé que hablabas de un viejo amor de la adolescencia y ya estaba creando mi comentario en la mente mientras terminaba de leer.... Malvada xD

Ya saludos a tu cama !

Jejej


Saludos!

Flori dijo...

Cuánta envidia te tengo, Cherry.


¡Cuánta!

WaitMan dijo...

casualmente, ayer pude también reencontrarme con la siesta. Y es algo maravilloso. Debería ser obligatoria por ley

Quiero ser una mantenida dijo...

Extraño la siesta. Que pena que sea un lujo tan restringido.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...siempre llevo conmigo tres billetes del metro de paris , son las estaciones que me impidieron llegar a mosparnase donde esta la tumba de budelaire , me gusto mucho tu blog, te invito a ver el mio y espero que de el puedas sacar un poco de aquello que te agrade...un fuerte abrazo jose ramon.

lexi dijo...

jajajjaja

abraxo!

El Fantasma de Belgrano dijo...

Qué glorioso es ese momento en que decís "sí, no tengo más preocupación que dormir"